Family circus: la fortaleza de las raíces

Desde los inicios de los tiempos la humanidad se ha compuesto por grupos de personas llamadas familias, dichos grupos podemos decir que son las raíces de la civilización, en el seno familiar se forman nuestros valores, principios, creencias y modos de interactuar con los demás.

Pero ¿qué tiene que ver el marketing con la familia?

Simple y sencillo, estudiar al consumidor es una de las tareas esenciales para desarrollar una estrategia de marketing que lleve a la empresa a posicionar su producto en el mercado y tener éxito en sus ventas. El consumidor a su vez siempre viene al mundo, crece y se desarrolla en una familia para posteriormente formar la suya propia y una vez más el ciclo de vida familiar se repite. El ser humano vive siempre en familias, y adopta ciertos comportamientos que pueden ser útiles para saber identificar mejor lo que desea, cómo lo desea y en el momento que lo desea. La familia siempre ha sido una de los objetivos del profesional de marketing al diseñar sus campañas promocionales y esto ha generado una buena respuesta por parte del mercado ante un determinado estímulo. Cuando vemos anuncios en la tv, Internet o periódicos la familia se siente identificada con aquel grupo de personas que fingen una familia en dicho anuncio y anhelan ser como ellos, por eso es que se genera la necesidad de consumir lo mismo que las personas del anuncio para sentirse como ello aun cuando esto no sea verdaderamente cierto.

Vemos la importancia de estudiar la familia para el mercadólogo desde el momento que estudiamos otros factores como la cultura y nos damos cuenta que está muy relacionada con la familia y sus hábitos en un determinado país. Si conocemos bien el modelo de familia que predomina en una nación sabremos exactamente qué estrategias usar y cuáles no usar, qué les gusta y qué nos les gusta, cuando compran, qué compran e incluso qué día de la semana prefieren hacer sus compras.

Las familias consumen, enseñan a consumir  a sus descendientes y el proceso se repite de nuevo. Dejar a un lado el estudio de la familia sería como pedirle a un mercadólogo que no piense en el consumidor  a la hora de diseñar una estrategia pues la familia se forma de consumidores que  aprenden y enseñan a consumir. Estudiar su conducta de compra es la tarea del mercadólogo.

 

~ por geoffreyrodriguez en abril 6, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: